Cómo reducir algunas recetas a su mínima expresión.

Hay recetas que espeluznan (me apetecía usar la palabreja).  Quicir, que empiezas a pensar en docenas de huevos y toneladas de harina y echas cuentas y vives sola y tus michelines tiemblan, y se te ponen los pelos como escarpias.  Pero joooooooo te encantaría probar.  Sin tener que repartir kilos de mejunje a vecinos y familiares ni llenar el congelador hasta que aborrezcas la receta.   ¿Qué hacer?  Espera que me pongo el traje con las bragas por fuera y la capa el viento y levanto el brazo que no me duele varillas en ristre.  ” ¡¡ Supermorgana al rescateeeee !! ”  Si no te llevas bien con las mates, vete llamando al SAMUR o NO SIGAS LEYENDO.

Foto de hallopino.com

Sigue leyendo

Torrijas de San Patricio.

Pozí.  Tal como lo oyes.  Hoy se hacen torrijas de sabores poco clásicos (por fin) y como San Patricio pilla en plena Semana Santa.  ¿Por qué no hacer unas torrijas de Baileys y matas dos pájaros de un tiro?  (Tres, si te sobran algunas para el día del padre…)

Eso sí, pensar una tontería de semejante calibre y conseguir que una torrija me quedara decente en una foto… Son harinas de costales totalmente opuestos.  Vamos, un costal en mi casa y el otro en la otra punta de la galaxia por lo menos.  Cosa más poco agradecida y fotogénica, gensanta.  Menos mal que por lo menos están ricas…  De chorrocientas fotos que hice me he quedado con tres, pero porque me daba vergüenza no poner ninguna, no porque me gustaran.

Haz clic en la imagen para verla más grande

Sigue leyendo

Galletas de leche condensada. Hiperfáciles. Hiperbuenas. Hiperversátiles.

Hiperventilando me he quedado con este título…

Las vi aquí y no me pude resistir.  A Steph le han quedado monísimas.  A mí no tanto.  Eso de “doraditas por arriba” y hacerlas en mi horno son dos conceptos incompatibles.  El pobre es del pleistoceno medio y ni tiene calor arriba ni circulación de aire ni “ná de ná”.  Él va a su rollo y yo hago lo que puedo para adaptarme.  Así es mi horno (la madre que lo parió)…  En fin, pelillos a la mar y vamos con estas galietilias monísimas, sencillísimas y que admiten todas las variaciones que te salgan de allí mismo (que “te broten”, como a mí me gusta decir).

Galletas de leche condensada con naranja y frambuesa

Sigue leyendo

Trufas de chocolate y mantequilla de cacahuete.

A veces me pregunto si mi afición por los cacahuetes no será en sí misma una prueba de la Teoría de la Evolución de las Especies del Sr. Darwin.  Anda que no me gustan los “alcagüeses”, oiga, que yo creo que ni a los monos del zoo…   Total, que en cuanto vi estas ricuras en el blog de Bakerella no me pude resistir y las hice en cuanto tuve la oportunidad.

¿Que si están buenas?  No sé que decirte.  ¿Te vas a fiar de la opinión de una adicta?  Yo que tú lo comprobaba de primera mano.  ;-)

trufas de chocolate y mantequilla de cacahuete

Sigue leyendo

Gatos negros.

El cumple de Silvia se acercaba y sus amigos iban a celebrarlo con una fiesta, así que la tarta no podía faltar.  Ella tiene un especial cariño por su gato Zen, negro y con los ojos verdes, así que cuando Beni me encargó la tarta, el gato era la referencia.   Siguiendo mi método de siempre me puse a buscar gatos negros por internet (ahí, valiente yo, tentando a la mala suerte… )

Tarta gato negro / black cat cake

Sigue leyendo

Lagoona Blue. O eso pretendíamos.

¿Os acordáis de la Hello Kitty zombie?  Me la pidieron para Caye, una niña muy poco al uso.  Cualquier niña se hubiera horrorizado al ver a la pobre HK de esa guisa, pero a Caye le encantó.  ;-)  El año pasado no pude hacerle su tarta de cumple y me supo fatal, así que este año, aunque tampoco andaba muy sobrada de tiempo, no pude negarme a pesar de lo extraño del encargo.  Porque claro, habiendo pasado dos años, sus muñecas preferidas son ahora las Monster High (molan).  Peeeero, había que darles el toque “Caye” y las MH de por sí ya son monstruosas pero también glamurosas.  En fin, que no sabía yo muy bien por dónde salir cuando su madre, tras decirme que Lagoona es en ese momento la preferida de la peque me dice algo del estilo “yo creo que a Caye le gustaría ver más al personaje haciendo algo divertido: comiendo cebollas, haciendo el pino o … (esto ya no lo transcribo, no sea que las fans de las MH me apedreen)”.

Venga a darle vueltas al tema caí, viendo imágenes de las MH por la web, en lo “esmirriás” que están estas muchachas en general, con las patillas de alambre y los pómulos “pa’dentro”.  Pómulos “pa’dentro”…  Pómulos “pa’dentro”…  ¡¡ Eureka !!  Se me ocurrió la “feliz” idea de colocar a Lagoona sorbiendo un plato de espaguetti.  Y me quedé tan ancha, oye.  La madre que me….  Otra idea de esas de “ni al que asó la manteca”.  Porque la idea en sí siempre mola cuando se te ocurre, pero cuando la tienes que llevar a la práctica, sin ser dibujante ni saber retocar expresiones,  ni encontrar una cara así de Lagoona en ninguna parte…  En fin, que la pobre Lagoona quedó de esta guisa.

 

Sigue leyendo